Diseñadora de modas salvadoreña abre su primera tienda en Beverly Hills

En una entrevista realizada por EFe, una agencia de noticias estadounidense, Johanna Hernández, hija de migrantes salvadoreños, con 33 años de edad, ha cumplido sus sueño más grande en la vida, el de ser una diseñadora de modas, comenzó con una tienda en Downey y aprendió a crear diseños gracias al trabajo que realizaban sus padres, José Reynaldo Hernández y Gladis Hernández, ambos migrantes salvadoreños que trabajaban en los talleres de costura de Los Ángeles, para llevar el pan a la mesa.

“Los fines de semana me la pasaba mirando lo que hacían”, dijo.

Lea también: Joven Salvadoreña se graduó con honores de una Universidad estadounidense

Una muestra del orgullo que siente al ser diseñadora de modas, es el nombre de su marca Glaudi, que para crearlo se inspiró en el nombre de su madre.

Su pasión por la moda la ha llevado a conquistar grades ciudades de la moda como por ejemplo: Nueva York y París, donde sus diseños han estado presentes en 3 ocasiones, en la sensacional Semana de la Moda.

En el Ritz París, la casa de la inigualable Coco Chanel, han sido sus pasarelas de moda, además fue la primera mujer salvadoreña en exponer en esa pasarela sus maravillosos diseños.

“No pensaba que representa algo súper importante para todo el El Salvador”, afirma.

Al recibir reconocimientos de gran prestigio, fue que se dio cuenta de la gran labor que estaba realizando y el orgullo que representa para la comunidad latina de salvadoreños en EE.UU.

Johanna Hernández también utiliza manos de migrantes en Turquía, que es donde viaja a comprar los encajes y bordados de sus vestidos.

“La mayoría son mujeres sirias, inmigrantes, de gran talento”, añade.

Cuando le preguntaron que es lo que la inspira a crear diseños contestó :

“Diseño para cada talla, para cada mujer, yo se lo diseño (el vestido) a su medida, para que ella se sienta que no tiene que cambiar por el vestido».

“Estoy aquí para servir, para que la mujer se sienta muy bonita, se sienta espectacular”.

Con esa gran alegría y optimismo que la caracteriza abre su primera tienda en Beverly Hills y espera contagiar a todas las mujeres con sus diseños 100% latinos.

Y como ella asegura sin olvidar su tienda en Downey donde se encuentra el corazón de sus diseños y en la cual empezó su historia.

“Yo siempre voy a regresar aquí, esta es mi casa”, finalizó.

Lea también: Susana Ibarra la primer piloto salvadoreña que trabaja para una aerolínea kuwaití

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments